Se encuentra usted aquí

La crueldad humana no tiene límites con la fauna silvestre

Enviado por desarrollo en Lun, 08/12/2019 - 07:17

Boletín 180 12/08/2019

Cortolima

Diariamente al Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre -CAV- de Cortolima ingresan diferentes especies de fauna silvestre como resultado de rescates e incautaciones que continuamente adelanta la Policía Ambiental y la Corporación Autónoma Regional del Tolima.

Sin embargo, algunas de las especies que ingresan presentan múltiples signos de maltrato, algunos más preocupantes que otros. En este caso en particular, se trata de una Pigua con nombre científico (Milvago chimachima) que el pasado mes de abril ingresó al CAV como resultado de un rescate adelantado por la Dirección Territorial Oriente de Cortolima con sede en Melgar.

Al momento de su arribo a las instalaciones del C.A.V., durante la valoración clínica por parte de los profesionales de Cortolima, tristemente se evidenció que a esta ave le había practicado amputación de sus dos miembros inferiores. Su miembro inferior izquierdo fue cortado desde el tarso perdiendo por completo la funcionalidad de esta extremidad. De igual manera, el miembro inferior derecho sufrió amputación de los dedos, generando inhabilidad por parte del individuo para sujetar presas.

Cortolima

Inmediatamente, los médicos veterinarios le brindaron la atención clínica necesaria a fin de evitar que sus huesos se infectaran y lograr que sanara de lo que quedaba de sus patas.

La rehabilitación

Posterior a la culminación del tratamiento clínico practicado para salvaguardar la vida del espécimen tras la barbarie a la que fue sometido. Ahora el trabajo se hace más dispendioso, porque los biólogos del grupo de fauna deben ayudarlo a sobrevivir sin sus dos patas y garantizarle la mejor calidad de vida y bienestar posible.

Cortolima

Siendo necesario iniciar trabajos de estimulación biológica para minimizar los efectos del cautiverio. Aunque a pesar de lo anterior infortunadamente esta Pigua no podrá retornar a su hábitat natural al no contar con la funcionalidad de sus miembros inferiores lo que le permite cazar sus presas y disponer su alimento. En contraste y a pesar de todo, este animal tiene una actitud dinámica, responde a estímulos positivos y negativos, no evidencia condicionamientos ligados a la tenencia en cautividad.

Para nosotros es muy triste ver a este animal así, sin embargo las ganas de vivir que muestra nos permite seguir trabajando día a día por el desde la corporación y el grupo de fauna para brindarle bienestar animal a pesar de sus limitaciones físicas” puntualizó Cristian Castro, biólogo de Cortolima.

El futuro de esta águila

Gracias al esfuerzo y trabajo de los profesionales y operarios del CAV de Cortolima, esta ave logró ser salva a pesar de sus limitaciones físicas, hoy 4 meses después de su larga recuperación, está lista para hacer parte de la colección de fauna de algún zoológico o parque temático que tenga como finalidad la educación ambiental.

Cortolima

Tal vez esta Pigua tenga como misión la de sensibilizar a miles de personas para evitar que crímenes como el que hicieron con ella no se repita más en los de su especie ni en ningún otro animal de fauna silvestre.

Tenga en cuenta que…

La tenencia, maltrato o comercialización de fauna silvestre en Colombia es un delito, por eso el mensaje para los ciudadanos es que no tengan especímenes silvestres en sus casas, no solo para evitarse inconvenientes legales sino para que se pueda continuar beneficiando de los servicios ambientales que todos los animales de fauna silvestres nos brindan.