Se encuentra usted aquí

Preocupación de Cortolima por invasión de predio en el Parque Nacional Natural Las Hermosas

Mié, 08/23/2017 - 17:32
Boletín 120 23/08/2017 Preocupación de Cortolima por invasión de predio en el Parque Nacional Natural Las Hermosas

La Corporación autónoma regional del Tolima, rechaza de manera categórica la ocupación indebida de la comunidad indígena de Amoyá-Virginia, pertenecientes a la ACIT, a un predio ubicado en el Parque Nacional Natural Las Hermosas del municipio de Chaparral; de gran importancia por su oferta hídrica, biodiversidad, fauna y flora propia de este ecosistema.


Preocupación de Cortolima por invasión de predio en el Parque Nacional Natural Las Hermosas

Las más de 50 personas de la comunidad indígena, que se tomaron el predio denominado “La Floresta”, cedido por el INCODER en liquidación a Cortolima en el año 2013, vienen cometiendo una serie afectaciones muy graves al ecosistema, como por ejemplo: la presencia de ganado en humedales, preparación de suelos para posibles cultivos, tala indiscriminada de árboles y actividades de cacería.

Para Cortolima, es muy preocupante que se esté generando un daño al medio ambiente y principalmente en el Parque Nacional Natural las Hermosas donde hay presencia de fauna y flora en estado crítico y vulnerabilidad. Cabe recordar que estos predios se adquirieron con el objetivo de conservar, preservar y recuperar los ecosistemas, zonas de recarga hídrica e importancia ambiental en la parte alta de la cuenca del río Saldaña.

Preocupación de Cortolima por invasión de predio en el Parque Nacional Natural Las Hermosas

Cortolima se articuló con la unidad de Parques Nacionales Naturales, INCODER en liquidación para poder establecer un dialogo con esta comunidad indígena y llegar a un feliz acuerdo, donde sea la conservación la única que ocupe este lugar.

Finalmente, Cortolima se pone la camiseta e invita; no solamente a las autoridades del estado sino también a la comunidad general para que se pueda hacer un frente común para proteger la cuenca del rio Amoya.

¡Porque todos somos vigías!